Este blog colabora con la revista El Maravedí

La revista El Maravedí, editada por la Asociación Cultural CASTILLA NOVA, es una publicación trimestral gratuita que también puedes encontrar en la web (elmaravedi.blogspot.com). Este blog colabora con la publicación de la revista. Visita la página de El Maravedí.

Gracias por tu colaboración

miércoles, 20 de enero de 2010

«SI HUBIESEN NACIDO VASCOS, SE LES CONSIDERARÍA GUDARIS»


Extraído de La Tribuna de Toledo, 20 de enero de 2010.


El Partido Castellano sigue reclamando un homenaje a Juan de Padilla y la creación de un Centro de Interpretación de los Comuneros como el que existe en Torrelobatón (Valladolid).

«Si Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado hubiesen nacido catalanes, se les rendirían constantes homenajes; de haber sido vascos, hoy la sociedad los consideraría gudaris [‘guerreros’ o ‘defensores’] en lugar de comuneros». Pedro Manuel Soriano, secretario nacional del Partido Castellano, está a punto de recibir un nuevo mes de febrero sin noticias del monumento a los comuneros toledanos que su grupo lleva exigiendo desde hace años a los sucesivos equipos de Gobierno. Llegará de nuevo San Blas, fecha en que los castellanistas conmemoran el fin de la Guerra de las Comunidades, «y en esta región seguiremos centrando todos nuestros esfuerzos en conmemorar al Quijote, que es un personaje de ficción, dejando de lado a personajes históricos como Juan de Padilla y María de Pacheco, que participaron en la primera revolución moderna de la historia».

Un año después de «recibir palabras de apoyo» por parte del vicealcalde y concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Toledo, Ángel Felpeto -«que llegó a enseñarnos un antiguo proyecto para realizar una estatua y nos aseguró que habría luz verde para materializarlo»-, Soriano lamenta no tener noticia alguna del monumento que en principio iba a realizar el escultor toledano Martín de Vidales.

«¿Qué ha pasado con el proyecto, si estaba el boceto hecho y había financiación?», se pregunta, recordando que los representantes municipales llegaron a poner encima de la mesa posibles fechas de inauguración, como la simbólica fiesta de San Blas (3 de febrero), el aniversario de la batalla de Villalar (23 de abril), cuando Castilla y León celebra su gran fiesta regional, o incluso el 31 de mayo, Día de Castilla-La Mancha.

«En breve volveremos a recordárselo a todos los grupos políticos, incluido el Partido Popular, que el año pasado nos apoyó desde la oposición pese a no haberse interesado nunca por la idea cuando estaba en el equipo de Gobierno», continuó Soriano.

Otro de los puntos en los que insistirá el secretario nacional del Partido Castellano será la creación de un Centro de Interpretación de los Comuneros como el que existe en la localidad vallisoletana de Torrelobatón, instituido por las Cortes de Castilla y León gracias a los esfuerzos de la Fundación Villalar.

«Hubo escritos dirigidos a las Cortes castellanomanchegas para que impulsasen una iniciativa similar, que permitiría profundizar en el movimiento comunero a lo largo y ancho de toda Castilla. Desgraciadamente, tampoco hubo respuesta». Daniel Gómez, vocal del Comité ejecutivo nacional del PCAS, asegura que esta iniciativa permitiría diversificar la oferta turística de la ciudad, vinculando a ambas comunidades en este proyecto común y «sorprendiendo a muchos toledanos al recordar que esta ciudad, que suele tacharse de cerrada y hermética, llegó en realidad a abanderar una revolución».

Los representantes del Partido Castellano mostraron además su «indignación» hacia el nuevo edificio que el Consorcio de la Ciudad de Toledo está construyendo junto a la Mezquita del Cristo de la Luz, al que definieron como «bloque de ladrillo que atenta contra el ojo humano y muestra la forma de actuar de nuestro Ayuntamiento». En este sentido, ambos acusaron al alcalde de la ciudad, Emiliano García-Page, de «mentir a los ciudadanos al seguir adelante con la construcción» y exigieron al «supuesto bipartito de izquierdas» que escuche la opinión ciudadana, pues «los votos no son un cheque en blanco para actuar a su antojo».